G. Jones

Esta emblemática canción se basó en una historia verdadera, sobre una chica que Dickey Lee (cuyo verdadero nombre era Dickey Lipscomb), conoció en un colegio de Memphis.

Refiriendose a ella, Dickey Lee dijo lo siguiente: “He tenido mucha suerte con esta canción. La escribí pensando en la primera chica que me enamoré. Esa chica llegó a trastornarme y aunque después me enamoré de otras, She Thinks I Still Care estaba dedicada a la primera y con esta canción George Jones llegó al nº 1 en 1962, Anne Murray también lo consiguió en el 74 y Elvis Presley no fue menos en el 77.” Dicho así, parece que fue fácil.

Cuando Dickey escribió esa canción no pensó que podría ser un hit, todo lo contrario que Jack Clement, quien, poco tiempo después le pidió una cinta-demo de la misma. Pero el caso es que la canción le había llegado también a George Jones, y éste la grabó como cara B acompañando a “Sometimes You Just Can’t Win”, una preciosa canción escrita por un deejay llamado Smockey Stover, con buenos resultados comerciales, pero que no alcanzó ni mucho menos el éxito de She Thinks I Still Care, de la cual, George Jones llegó a decir que era su canción preferida de entre todos sus hits, que no fueron pocos.

Si nos referimos a la canción,  vemos lo difícil que puede resultar creer a una persona cuando pretende mentir, inclusive a si mismo; especialmente, si lo que está diciendo resulta muy evidente que no es real.

Unos acordes graves y los coros anunciando lo que George Jones pretende negar, dan paso a su propia voz probando que ya no le preocupa su ex, y con un tono que parece como si fuera verdad, mientras las notas de un piano que suenan un poco a lo lejos, pero persistentes a lo largo de toda su declaración, al igual que los coros, crean una atmósfera de complicidad.

George Jones está intentando negar una evidencia abrumadora: está preguntando a sus amigos sobre su ex, hablando de ella sin darse cuenta, marcando su numero de teléfono “por error”, y cayendo en pedazos cuando la ve. Y eso significa que su ex, todavía le importa y mucho, justamente lo contrario de lo que el titulo y él mismo pretende hacer creer mientras se va adentrando en la canción:

Just because I ask a friend about her

Just because I spoke her name somewhere

Just because I rang her number by mistake today

She thinks I still care

Le persiguen los lugares de siempre, y aunque busque un lugar donde no existan los recuerdos, sabe que su recuerdo está en todas partes. Él se preocupa y lo admite de forma transparente cuando reconoce que no es el hombre feliz que solía ser, y ahora es un hombre torturado que suena como si estuviera vislumbrando un futuro lleno de oscuridad:

Just because I haunt the same old places

Where the mem’ry of her lingers ev’rywhere

Just because I’m not the happy guy I used to be

She thinks I still care

Lo que transmite George Jones, y sus inimitables inflexiones de voz, es más que tristeza: es desesperación, lo cual viene a significar que el titulo de la canción es una ironía, pero una ironía propiciada por una pérdida que parece irremediable. El la necesita, eso es muy evidente, pero sin embargo, ella no parece necesitarle él.

Verdaderamente, es una canción superlativa, y coincido plenamente con el “possum”, que la consideraba su canción preferida.

G. Jones: She Thinks I Still Care:

http://www.youtube.com/watch?v=UquXUYfHYok&feature=player_detailpage


Natalie Maines

 

 

“Travelin Soldier” es un hit  de las Dixie Chicks, que se podría considerar incompleto, incluido en su álbum “Home”, del año 2002, y se refiere a una chica de secundaria que comienza un romance secreto con un soldado, alistado antes de ser embarcado a Vietnam. http://www.youtube.com/watch?v=nLBgmbXBOb8

En la parte sentimental de la última estrofa, el nombre del soldado se lee como parte de una lista de muertos locales en la guerra durante el intermedio de un partido de fútbol; son unos muertos anónimos para los espectadores, excepto para una joven con un lazo en el pelo. El compositor de esta canción es Bruce Robison, ex-cuñado de Emily, una de las componentes de las Dixie Chicks, que toca guitarra y banjo. La intención de Bruce Robison era escribir una canción sobre un joven que va a la guerra para no volver.

Esta canción, y una camiseta, fueron el foco de atención de las fuertes desavenencias entre Natalie Maines y Toby Keith, otro famoso cantante country. La historia es la siguiente:

Era la noche en que se entregaron los premios de la Academia de la Country Music, mes de mayo de 2003, en Las Vegas, y precisamente, Toby Keith aparecía entre los nominados para el single del año, nada menos que con “American Soldier” http://www.youtube.com/watch?v=2hLBUkcFJoY, una canción con título parecido a la de las Dixie Chicks, y también de actualidad en aquellos momentos.

Mientras que la canción de las Dixie Chicks era poética, sensible y de contenido pacifista, la de Toby Keith era de admiración por los soldados que eran reclutados. Ya estamos situados en el enfrentamiento: mismo momento, titulo de canción con soldado, mensajes muy diferentes y duelo abierto entre estos artistas.

 Pues bien, continuando con la historia, el trio de las Dixie Chicks no asistió al evento de Las Vegas, pero actuaron en Austin para interpretar una canción y transmitieron el evento en directo, vistiendo una camiseta con la inscripción “FUTK”. Cuando aparecieron en las pantallas grandes del ‘Vega Arenas’, y al ver el atuendo de las Dixie chicks, estallaron los murmullos que duraron semanas. ¿Que podría ser? ¿Qué quería decir realmente la leyenda FUTK en su camiseta? Pues bien, la interpretación mayoritariamente compartida, era que el significado del acrónimo era: “Fuck You Toby Keith”. Pero en realidad se trataba de las iniciales siguientes: “Freedom, Understanding, Truth, Knowledge”; en todo caso, eran palabras con mensaje y a pesar de esta aclaración, casi todo el mundo pensó que se referían a Toby Keith.

Hay que decir que la canción nominada de Toby Keith era buena, si bien el premio se lo llevó Alan Jackson con “It’s Five O’clock Somewhere”, una canción muy en línea con su tradicional estilo. En cuanto al “Travelin Soldier” de las Dixie Chicks, me parece bastante mejor canción que la de Toby, y probablemente, de no haberse producido esta tormenta perfecta, las Dixie Chicks habrían obtenido algún premio de la Academia en ese año.

Pero desde estos acontecimientos, han pasado unos cuantos años. Las Dixie Chicks no consiguieron recuperar su público, y sus seguidores descendieron. Editaron un álbum, ‘Taking The Long Way’ en 2006, con “Not Ready To Make Nice”       http://www.youtube.com/watch?v=c0kFNGNiAs4  una excelente canción que consiguió tres premios Grammy, si bien cada vez parecen alejarse más del country tradicional, donde, en realidad, nunca llegaron a estar, pues ellas se encuadran más en la “american music”, un término más generalista.

Tal vez las Dixie Chicks como grupo country tengan los días contados. Por su parte, las hermanas Emily y Martie, sin Natalie Maines, lanzaban un disco en 2010, como un duo que se haría llamar ‘Court Yard Hounds’, con voz solista a cargo de Emily, y conteniendo algunas canciones basadas en el divorcio de Emily y Charlie Robison que tuvo lugar en 2008, álbum que algunos describen como un disco pop-folk.

Y más recientemente, ¿cómo están las cosas? Tal y como ‘Country Music España’ contaba en su página de FB, las Dixie Chicks tienen previsto actuaciones en Canada para el próximo mes de julio. Natalie Maines, que sigue sigue muy desilusionada, acaba de publicar un álbum en solitario que lleva por titulo “Mother”, y es que antes de comenzar en el country, a ella lo que le gustaba era el rock. Todavía sigue en las Dixie Chicks, pero todo apunta que será por poco tiempo.

Ahora, después de escuchar este último álbum de Natalie Maines, voy a dar mi opinión muy resumida sobre el mismo: Es puro rock, y lo que más me ha gustado ha sido cuando el disco dejó de sonar. Me gusta pensar que los tiempos de Natalie Maines en la música country no han llegado a su final.

Para terminar, tan solo recordar que Travelin’ Soldier era una canción que ocupaba el primer puesto en las listas de éxitos en aquellos momentos, descendió en una semana al nº3 y a la semana siguiente desapareció completamente de las listas de country. Y es por  ello por lo que considero que Travelin’ Soldier  fue un hit incompleto.

Mayo-2013


sammi smith

 

Antes de que Sammi Smith cosechara el mayor éxito de su carrera en 1971 con “Help Me Make It Throug The Night”, esta canción fue grabada varias veces, siendo el primero Bill Nash, en 1969, al igual que Ray Price, que la incluyó en su LP “For The Good Times”.

Estas versiones fueron interpretadas por vocalistas masculinos pues Kris Kristofferson -que también la grabó- la había escrito desde su punto de vista masculino, y hay que reconocer que Kristofferson, un hombre con acreditada formación académica (estudió en la Universidad de Oxford), al escribir sus canciones sabe expresar bien lo que quiere transmitir con ellas, y esta es una de sus obras más representativas, que ha sido incluida en el repertorio y los discos de multitud de vocalistas, a lo largo del tiempo.

Pero hablar de “Help Me Make It Through The Night” es referirse, sobre todo, a la interpretación de Sammi Smith, intensa y dramática, frente a la más festiva, por ejemplo, de Ray Price, hasta tal punto que, al comparar, parecen dos canciones diferentes. Sammi Smith hizo que lo fueran.

La canción, originalmente, comenzaba así: ‘Take the ribbon from your hair’, y claro, Smith modificó esa línea para reflejar un punto de vista femenino. De esta manera, el decir ‘Take the ribbon from my hair’, era un cambio sencillo, pero significativo, y  tras los cambios adaptativos, transformó el sentido del mensaje de la canción.

Los dos primeros fragmentos que canta Sammi Smith quedaron así:

 

Take the ribbon from my hair

Shake it loose and let it fall

Lay it soft upon my skin

Like the shadows on the wall.

 

Come and lay down by my side

Til the early mornin’ light

All I’m takin’ is your time

Help me make it through the night.

 

Es decir, ahora, en vez de tratarse de un hombre que intenta conquistar a una mujer, instando a que se desnude mientras la mira, resulta que es la mujer quien está haciendo la seducción,  ejerciendo el derecho de la mujer a iniciar el sexo, pero no en un sentido superficial sino haciendo llegar un sentimiento más profundo, y empleando las palabras más delicadas ‘Quita la cinta de mi pelo, desátala y deja que caiga suavemente sobre mi piel, como las sombras en la pared’.

Kristofferson ha dicho que se encontró con el titulo para esta canción leyendo una  entrevista a Frank Sinatra, donde el cantante respondía que podría pasar la noche  con una botella o con una amante. Sammi Smith utiliza esto último, pero no en un sentido de mal gusto.

Escuchando “Help Me Make It Through The Night”, no se sabe que es lo que lleva a la interprete a su noche oscura. Solamente puede uno darse cuenta de que la oscuridad está a punto de superarla, pidiendo a su amante simplemente que se ponga a su lado y permanezca con ella hasta la mañana y le ruega que la ayude a hacerlo a lo largo de la noche. Es algo demasiado personal para tener que decirlo en voz alta, pero cuando lo hace, la voz de Sammi parece vibrar con esa necesidad que todos tenemos de saber que no estamos solos.

En el estribillo, o en los coros, como se prefiera decir, la vocalista levanta su voz con desesperación:

Coros:

I don’t care what’s right or wrong

I won’t try to understand

Let the devil take tomorrow

But tonight I need a friend.

 

Yesterday is dead and gone

And tomorrow’s out of sight

And it’s sad to be alone

Help me make it through the night

 

Sammi Smith no parece preocuparse si hace bien o mal, solamente necesita saber en ese momento que no está sola, y muestra un clímax emocional: “.. esta noche necesito un amigo”, y para ella no existen ni el ayer ni el mañana. El piano, en la canción, entra por primera vez, solamente al final.

Help Me Make It Through The Night, fué single del año, en 1971, por la Asociación de Musica Country. Es mucho más que una gran canción interpretada por una gran cantante; la carga emocional que transmite Sammi Smith es enorme, y además el  acompañamiento musical es acertadísimo.

Una vez que Kris Kristofferson escribió la canción, se la ofreció a Dottie West para cantar a dúo con el, pero Dottie la rechazó diciendo que la letra era demasiado sugerente. No tardó mucho en arrepentirse de ello.  Como sucede con las grandes canciones, se hicieron numerosísimos cover, pero ninguna versión tan emocionante como la realizada por Sammi Smith, que en Caravana Musical, obtuvo merecidos honores de Serie Dorada con el nº  2442, el único que obtuvo en nuestra carreta. Murió el 12-febrero-2005, con 61 años.

Estoy seguro de que todos pueden disfrutar escuchando esta canción aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=HonH-w7mGlQ


Doodle--Buddy-and-Leroy-Van

 

Hay gente que opina que dentro de la música country, las letras de las canciones son más importantes que la música. Aunque esto puede ocurrir en bastantes  ocasiones, es una afirmación demasiado categórica para compartirla totalmente, pero la verdad es que son canciones escritas con el corazón y que quieren decir algo. Un adecuado acompañamiento musical es fundamental para que la canción pueda llegar a los objetivos previstos. Esto sucede en el caso de “Walk On By”, una canción escrita por Kendall Hayes. http://youtu.be/FwFXMTpNQGA

Suele considerarse que las canciones de música country son para personas adultas, por los argumentos que contienen sus canciones. La cuestión del engaño, o relatos sobre la infidelidad, por ejemplo, son muy habituales. Y esto, también acontece en el caso de Walk On By, una canción interpretada de forma magistral por Leroy Van Dike, cuyo éxito, en el año 1961, fue espectacular, tanto en las listas del pop como, especialmente, en las del country, con millones de copias vendidas.

Si nos adentramos en el contenido de la canción, Van Dyke parece estar seguro de sus sentimientos, pero no encuentra fuerzas para salir de la situación, y aunque le inquieta, no  está dispuesto a renunciar, optando por continuar con el engaño, que incluye a él mismo, sin resolver el dilema. Un conflicto  que no parece preocuparle mucho, porque cree poder dominar: ‘Aunque te quiero, si te veo mañana por la calle, perdóname si no te digo “hola” pues no estaría bien visto que puedan saber que te conozco, de manera que cuando nos encontremos hemos de comportarnos como extraños. Por mucho que intentemos decirnos “adiós”, te seguiré llamando por la noche, pues aunque pertenezco a otra, no puedo dejarte’ . Y es aquí donde aparece el dilema fundamental.

‘Tan solo pasea por ahí y espera en la esquina’, “Just walk on by, wait on the corner /I love you but we’re strangers when we meet”. El acompañamiento musical se fundamenta simplemente en una guitarra solista, con tonos bajos, mientras unos coros, discretos y esporádicos, parecen cómplices de la situación.

Aquí se resume toda la canción. Una situación, que desde un punto de vista comercial, siempre ha dado mucho de sí en la música country, y a pesar de ser un argumento muy repetido, no es un suceso extraño en la vida real. Naturalmente, esta canción sirvió para encumbrar  a Leroy Van Dyke, para siempre, tras haber atravesado un largo periodo de sequía y estar cantando por Nashville tratando de conseguir un contrato. De esta canción se han grabado innumerables versiones de otros cantantes, pero ninguna como la interpretada por Leroy, y a pesar de tratarse de una canción sobre un engaño, el tono y el acompañamiento musical tal vez le restan drama y emotividad a la situación.

Como dato curioso,  recordar que tras el éxito de “Walk On By”, el jefe de la música country para el sello discográfico de Mercury Records, S. Singleton, de forma oportunista, hizo que su atractiva esposa, Margie Singleton, grabara una canción- respuesta, en el mismo año, llamada “I’ll Just Walk On By”,  http://youtu.be/7-q69FKg0os, sin ningún éxito, naturalmente. Y en su respuesta, adoptando el papel de la amante, resignadamente acepta mirar hacia otro lado cuando le vea por el día, esperándole en una esquina, por la noche, para poder abrazarse, pues aunque lejana, siempre existirá la posibilidad de que algún día su amante pueda ser libre.

 


BlakeShelton_ok

Blake Shelton siempre incluye canciones clásicas en sus shows en directo, y ha destacado que una de sus mayores ilusiones fue su entrada en el Grand Ole Opry. Por todo ello, han sido muy sorprendentes las declaraciones que el dia 22-11-2012 hizo en un programa especial de TV, de GAC (Great American Country) cuyo encabezamiento era “Backstory: Blake Shelton”, donde narraba sus difíciles comienzos, como tantos otros, cuando dejaba su pueblo en Oklahoma para trasladarse a Nashville.

Aunque solo tiene 37 años, ya hace tiempo que viene disfrutando de grandes éxitos en su carrera, como “Austin”, “Home” “She Wouldn’t Be Gone”, “Who Are You When I’m Not Looking”, etc., y además, casado desde hace casi 2 años con otra cantante country, Miranda Lambert, a quien conoció en un concierto.

El enorme revuelo se inició cuando al hacer un recordatorio retrospectivo, Blake Shelton  comentó su premio obtenido en el año 2010 como Vocalista Masculino del Año, por la CMA (Asociación de la Musica Country), y lo que significaba para el en el contexto de la evolución de la música country. Shelton dijo esto:

“Si soy ‘vocalista masculino del año’, eso quiere decir que soy una persona que ahora tiene que decidir si se mueve hacia adelante. La música country tiene que evolucionar para sobrevivir. Nadie quiere escuchar la música de sus abuelos. Y no me importa cómo muchos de esos viejos chochos de Nashville van diciendo “Dios mío, eso no es country!”. Bueno, eso es porque no compras discos, idiota. Los más jóvenes lo hacen, y ellos no quieren comprar la música que tu estabas comprando.”

Para gran consternación de Blake, con esos comentarios ofendió a uno de sus héroes musicales, Ray Price, quien a sus 87 años es toda una leyenda del country, conocido por éxitos como “Heartaches by the Number,” “For the Good Times” “Make The World Go Away” y tantos otros. Su enfado fue tan grande que lo manifestó en su página de Facebook para desahogarse, con estas palabras:

“Es una vergüenza que tenga que pasar 63 años en este negocio tratando de introducir la música a un público más amplio allanando el camino a artistas más jóvenes que vienen detrás de mí. De vez en cuando algún joven artista grabará una canción en plan rock and roll, para tener un primer hit solamente entre los más jóvenes, para luego desvanecerse y desaparecer. Este tipo parece que tiene una cabeza tan grande que no le cabe su sombrero. Una suprema estupidez!

Ray Price, un Old Fart & Jackass

PS. Usted debería tener tanta suerte como nuestros veteranos. Regrese después de 63 años (año 2075) y entonces sabremos como será recordado su nombre y su música.”

No solamente fue Ray Price quien se sintió muy molesto. Otras leyendas como Jean Shepard, Willie Nelson, Johnny Bush, Darrell McCall, también reaccionaron en contra, así como Ray Stevens, y otros no tan veteranos, como Dale Watson (que hizo una canción inspirada en los comentarios de Blake Shelton:  http://www.youtube.com/watch?v=lCGIQZQgQa4&feature=player_embedded y que precisamente se titula “A Song for Blake Shelton”), Kimberly Murray, Teea Goans, etc., igualmente rechazaron los comentarios de Shelton, quien, no obstante, también encontró apoyo en otros artistas, como Chris Young y Martina McBride (que nunca tuvo un estilo clásico ni tradicional). En fin, reacciones para todos los gustos.

En verdad, los comentarios de Blake Shelton no sólo son hirientes para los aficionados del country clásico y tradicional, sino que además, son incorrectos. De acuerdo con un estudio de radio sobre el country, llevada a cabo por Edison Research y lanzado durante el Country Radio Seminar del año pasado, en Nashville, actualmente, los oyentes quieren más country clásico en la radio, y su escasez se ha traducido en una contracción de seguidores en el formato de radio. Edison Research presidente Larry Rosin en febrero pasado, dijo: “Creo que somos una industria que realmente han cometido un error en la concepción de nuestras propias emisoras, y corremos el riesgo de estar complaciendo a un número pequeño, y no sostenible de personas.”

Volviendo a los comentarios de Blake Shelton, al mencionar específicamente la compra de “discos”, las estadísticas muestran que los mayores aficionados a la música son los que la siguen en formatos físicos, mientras que los oyentes más jóvenes tienden a descargar música ilegalmente, proporcionando márgenes muy bajos para los artistas y sus sellos discográficos, o a la compra de canciones individuales.

Además Blake Shelton planteó la idea errónea de que los aficionados del country clásico y tradicional no quieren la evolución en la música country. Aunque esto puede ser cierto para algunos, la progresión de la música country al mismo tiempo que se mantienen sus raíces, es el fundamento de la música americana, que se ha beneficiado de un enorme crecimiento en los últimos años.

Lo curioso de todo esto es que Blake Shelton no solamente ha sido respetuoso con el country, sino que tiene grabaciones que muestran un country tradicional, como este excelente duo con Ashley Monroe, llamado “You Ain’t Dolly (And You Ain’t Porter): http://youtu.be/L2kWS9GKk4o

Blake Shelton se disculpó personalmente con Ray Price, quien a su vez le ha deseado buena suerte en el futuro, asegurándole que no desea perjudicar su carrera. En realidad no quiso ofenderle, pues el mismo Ray Price puede considerarse, en su tiempo, un ejemplo de evolución al introducir un sonido más orquestado en la música country.

Mi opinión es que la música country, siempre que mantenga sus esencias, tiene que seguir una lógica evolución para ser viable: se ha llegado a una cuestión pendular y todos han de reflexionar. Parece claro que Blake Shelton está muy arrepentido de ofender a sus héroes, como Ray Price, pero tal vez, lo polémico no es lo que dice o pretende decir, sino la forma en que lo dijo y sobre todo, las palabras empleadas: “Old Fart & Jackass”. Como aspecto positivo, bajo este nombre se ha creado una pagina en Facebook (que me permito recomendar), que se alimenta diariamente, de noticias y canciones relacionadas directamente con el country clásico y tradicional, bien sea de los “viejos chochos e idiotas”, como dijo B. Shelton, o de otros jóvenes interpretes que mantienen las esencias del country.

Para concluir, Merle Haggard, que también ha disculpado públicamente a Blake Shelton, hace una propuesta interesante y amistosa. Sugiere que, como desagravio, Blake Shelton debería hacer un próximo álbum de homenaje a los “Old Farts”. Yo me apunto a esa idea.


Ray Price_for the good times

Hoy, día de San Valentín,  Ray Price sugería escuchar su álbum “Ray Price Sings Heart Songs”, y preguntaba “¿cual es tu canción de amor favorita para escuchar?”, y la respuesta mayoritaria se la llevó “For The Good Times”. Así pues, es un buen motivo para hablar un poco sobre esta formidable canción, que conviene escuchar repetida y, sobre todo, atentamente, mientras tanto:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=OlaoWWekeBo

De la pluma del gran escritor que es  Kris Kristofferson, nuevamente estamos ante una canción para adultos, cuyo motivo central es una situación de conflicto, con el trasfondo de una ruptura, un acontecimiento de la vida real, manejado en la música country. En esta ocasión, una mujer es la que ha decidido romper la relación y ya se lo ha comunicado a su pareja. Ante esta situación, pueden darse todo tipo de reacciones, que se simplifican de la siguiente manera: 1) él puede aceptar bien esa mala noticia, 2) tomarlo con resignación y refugiarse en la nostalgia o bien, 3) ser incapaz de asumirla e intentar no dejarla marchar.

El comienzo de la canción por parte de Ray, induce a equivocarse: “No me mires con esa cara tan triste”, pues parece que es él quien intenta consolar a la mujer a quien acaba de dar una mala noticia. Pero a medida que avanza la escena uno puede darse cuenta de que es justo lo contrario: “Se que hemos terminado pero la vida sigue” y es él quien trata de restar trascendencia, como si no fuera una sorpresa para el.

No pide ayuda ni comprensión para digerir esa mala noticia, sino que sus intentos van dirigidos a conseguir que se vaya a la cama con él, y que le haga creer, aunque  solo sea una vez mas, que le ama,  con una invocación que permanece constante en la canción: “por los buenos tiempos”, si bien podría ser un último esfuerzo para conseguir que se quede. La realidad es que el compositor, como debe ser, deja flotar en el aire cualquiera de estas consideraciones.

Pero Ray Price, cantando la canción con gran estilo y elegancia, no permite que se pueda identificar alguna de estas interpretaciones, sino que la letra y la melodía se combinan de tal forma como si el intérprete pudiera tener varias pretensiones a la vez, y por eso no es de extrañar que Ray Price haya considerado a “For The Good Times”  como una de las mejores canciones que ha cantado en su dilatada carrera.

Los arreglos de cuerda orquestales que ayudan al cantante y a la canción, no parecen muy country, pero lo cierto es que dan a la canción una orientación bastante triste y seductora sobre de la historia que hay entre esta pareja, incluso a pesar del inevitable futuro solitario del hombre, no sin antes decirla que siempre estará a su lado si alguna vez le necesita.

La pregunta que cabe hacerse es cual podría ser la respuesta de ella. La interpretación es libre, porque Ray Price no explica nada al respecto, pero cuando finalmente dice “hazme creer que me amas”, hace una pausa muy ligera antes de añadir “una vez mas”,  y acaba repitiendo “for the good times” como una indudable despedida final:

 Make believe you love me

One more time

For the good times

For the good times

Aquí es donde se puede entender finalmente porqué sus ojos parece que se llenan de lágrimas, al recordar las noches en que ella le hacía creer que le amaba, para acabar refugiándose en la tristeza a partir de ese momento.

Ray Price tiene 86 años de edad y todavía sigue en los escenarios aunque muy esporádicamente y creo que está a punto de editar un nuevo CD, llamado “Love Song To My Fans”, pese a que el año pasado le diagnosticaron un cáncer de páncreas. Cuando su médico le advirtió que la mayoría de los hombres tendrán cáncer si viven hasta una edad suficiente, el dijo “No se por qué lo tengo, yo no soy viejo”. Los años y su enfermedad no perdonan. Pero la semana pasada, en su última revisión médica en el hospital, recibió la buena noticia de que “all test reports show that my cancer is still in remission” . Me alegro de verdad. Que Dios le bendiga.

Una vez mas, para escuchar,  por los buenos tiempos, un último click aquí:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=OlaoWWekeBo


 

Es también conocido como “Silver Fox”. Este alias de Charlie Rich también sirve para referirse a uno de los músicos más talentosos, dominador de varios géneros y sobre todo, un consumado maestro cuando se sienta frente al piano. Le gustaba mucho el jazz, hasta que finalmente se “encontró” con el country cuando llegó a Sun Records. Tal vez tenía razón al decir “Creo que un tipo con la cantidad justa de alcohol puede cantar los blues mucho mejor que un tipo que está sobrio”. Claro está, lo difícil es calcular esa “cantidad justa” de alcohol.

Precisamente Sam Phillips, propietario de Sun Records, decía de él que “no importa lo que sea, Charlie Rich te iba a decir la verdad”. Como evidencia podemos recurrir a “Sittin’ and Thinking”, una canción en la que Charlie Rich refiriéndose a un problema con la bebida, te engancha desde el principio, confesando que en la noche de ayer se acabó una botella de ginebra y tuvo una pelea con su mejor amiga, porque cuando está bebiendo, no es amigo de nadie.

I got loaded last night on a bottle of gin.

And I had a fight with my best girl friend.

But when I’m drinkin’ I am nobody’s friend.

But, please baby wait for me until they let me out again.

Antes de poder escuchar la diáfana voz de Charlie Rich, comienzan a sonar unos coros un tanto lejanos y casi susurrantes, para que tras unas breves notas al piano, del propio Rich, den paso a su confesión, culpándose a si mismo, sin excusas.

Charlie Rich conocía muy bien este tipo de culpa, como sucedió en un incidente muy sonado que tuvo lugar (después de su éxito con “Behind Closed Doors”), durante la grabación de un especial de Burt Reynolds para la televisión, en la residencia del Gobernador en Nashville, cuando Charlie Rich bebió hasta perder el conocimiento.

Sin embargo, la escena más famosa protagonizada por Charlie Rich fue ante la audiencia televisiva nacional cuando tenía que presentar los premios de la Country Music Association en 1975. Después de anunciar que John Denver ganó el premio al intérprete del año, Charlie Rich, que parecía haberse bebido una botella de ginebra, sacó su encendedor y quemó el sobre donde se indicaba el ganador. Después de pedir disculpas profusamente, nadie cuestionó su remordimiento, pero en esta ocasión rebasó el colmo de la paciencia de su propia esposa, que quería pedir el divorcio. La pareja pronto se reconcilió y siguieron juntos hasta que Charlie Rich falleció de un ataque al corazón en 1995.

Volvamos a Sittin’ and Thinkin’ y al problema de la bebida que se relata en esta canción.

Aunque la mayoría de los borrachos suelen pedir excusas por su comportamiento, culpando a cualquiera excepto a sí mismos, Charlie Rich, en  Sittin’ and Thinkin’   no se comporta así: pide a su chica que le espere, hasta que salga otra vez del calabozo donde encierran a los borrachos, donde tiene mucho tiempo para pensar y arrepentirse, pero no se le ocurre mentirla diciendo que no lo volverá a hacer, pues es un compromiso que probablemente no va a poder mantener. Advierte que “No deseo prometer lo que no quiero que suceda de nuevo”, y en un tramo de la canción, con un acompañamiento de cuerdas y coros insistentes, le duele admitir que volverá a caer otra vez. Si es duro para un marido admitirlo, sin duda lo es más para su esposa escucharlo y aceptarlo, aunque seguirá junto a él por la humildad y nobleza de espíritu que muestra en su reconocimiento.

If I didn’t spend so much time sittin’ and drinkin’.

We’d still have a love that we once knew.

Oh, I won’t promise the same thing won’t happen again.

But I can promise, it’ll be a long, long time till then.

‘Cause when I’m drinkin’ I am nobody’s friend.

But, please baby wait for me, until they let me, out again.

 

Please baby wait for me, until they let me, out again.

 

Poco antes de finalizar, los coros le recuerdan a Charlie Rich su situación por la bebida, y sus consecuencias, repetidamente, aunque ya tenga bastante con su conciencia, y allá, en un rincón la celda donde pueden encerrarle, tendrá su tiempo para pensar, como sucede con los niños cuando tienen un mal comportamiento.

(Spend a whole lot of time)

Sittin’ and thinkin’,

(Spend a whole lot of time)

Sittin’ and just thinkin’ bout you

En algunos momentos a lo largo de su interpretación, Charlie Rich nos trae el inconfundible recuerdo de Elvis Presley, concretamente al entonar  “..until they let me, out again”. Una excelente canción del año 1962, escrita por el propio Charlie Rich, y magníficamente interpretada, con un impecable acompañamiento tanto musical como en los coros.

Seguramente, “Sittin’ and Thinkin’ no fue su mayor éxito, pero se encuentra entre una de sus mejores canciones, abordando un tema espinoso, pero muy habitual en la música country.

Rich fue un fumador empedernido, además de su adicción alcohólica. Falleció a los 62 años, en 1995, en la habitación de un motel en Louisiana, donde Charlie y su esposa, Margaret Ann hicieron una parada en un viaje desde Memphis a Florida.  A pesar de todos sus problemas con la bebida, y los disgustos que estos causaron a su matrimonio, su esposa, siempre permaneció a su lado. Y parece que lo estarán para siempre, pues en la lápida aparecen las figuras de Charlie Rich y Margaret Ann. Allí parece que la estará esperando.

Sittin’ and Thinkin’: http://www.youtube.com/watch?v=egZdExfwFoY