ROMANCES, CURIOSIDADES Y OTROS “LOVE AFFAIR” EN EL COUNTRY

14Sep11

Hace poco más de un año, en mayo de 2010, Javier Bardem ganó el premio al mejor actor en el Festival de Cannes por su papel en “Biutiful”. Hubo algo que llamó la atención casi tanto como la noticia en sí. Me refiero a que en el habitual discurso tras recibir el premio dijo públicamente que lo dedicaba a su novia más o menos con estas palabras “A mi amiga, mi compañera, mi amor. Penélope, te debo muchas cosas y te quiero mucho”. Naturalmente, Penélope, que estaba sentada en el Teatro Lumiere, donde se entregaban los premios, se emocionó aunque no recuerdo si las lágrimas llegaron a aparecer en su rostro.

Esto me ha hecho recordar situaciones parecidas dentro de la escena de la country music. Por ejemplo, en una muy recomendable película hecha sobre Johnny Cash, titulada en castellano “En la cuerda floja”,  estaba Johnny en el escenario y de repente interrumpió su actuación para  declarar su amor a June Carter, que estaba en el backstage, pidiendola una y otra vez que se casara con él. Solamente cuando apareció June en el escenario y aceptó su propuesta, continuó con su interrumpida actuación.

Pero hay más casos parecidos que merecen ser recordados. Trace Adkins, un tipo muy temperamental, durante su primer aparición en el Grand Ole Opry, desde el escenario y durante un descanso, propuso igualmente a su novia, Rhonda Forlaw, que se casara con el.

Trisha Yearwood, cuando se enamoró de Robert Reynolds, componente de los Mavericks, dijo en el Ryman Auditórium de Nashville: “Yo pensé que este hombre es demasiado bueno para ser verdad”. Pero este romance tampoco duró mucho, pues poco tiempo después, acabó casándose con la super-estrella del momento,  Garth Brooks.

Un caso que no destacó por el buen gusto romántico lo tuvo Marty Stuart, que fue padrino de bodas en la boda de Travis Tritt con Teresa Nelson (25 años mayor que el y a quien conoció en un restaurante de la cadena Hooters, en Nashville, cadena que era conocida por su estrategia comercial de contratar camareras cuyas medidas rivalizaban con las de Dolly). Pues bien, el padrino, Marty, (que también se volvió casar nada menos que con la formidable Connie Smith, 17 años mayor que el), les entregó sus anillos envueltos en ropa interior de color rojo.

Aparte de estas curiosidades, suele se habitual en bodas de artistas, que bien ellos o alguno de sus invitados, interpreten o les dediquen alguna canción que encaje con el momento. Eso fue lo que hizo el propio Travis Tritt, con su una magnifica canción, “More Than You’ll Ever Know”, escrita por él mismo Travis, en 1996 y que cantó a su novia Teresa Nelson el día de su boda, la cual además tuvo un gran éxito en las listas.

Buck Owens, que era un avispadísimo hombre de negocios, tuvo la sorprendente idea -con un claro objetivo publicitario- de  decir al reportero de una revista que estaba dispuesto a encontrar esposa de entre todas las fans que le escribiesen una carta pidiendo casarse con él. Naturalmente, recibió montones de peticiones, con alguna que otra sorpresa.

Volviendo a las bodas y affaires entre personajes del country, incluyendo relaciones más o menos tormentosas, aparte de las de George y Tammy, no podemos olvidarnos de la que vivieron Tanya Tucker y Glen Campbell, así como las de Sammy Kershaw y Lorrie Morgan. Y citando a esta última, también tuvo un corto affaire con Kenny Rogers, que por cierto, se apuntaba a todas.

En el magnífico blog de Andoni Urkiaga ( http://www.escountry.com/), que aconsejo visitar, pude leer en cierta ocasión que “a finales de los 70 principios de los 80, Gail Davies era una cantante de moda en Nashville. Tenía un contrato con CBS/Lifesong Records y una agenda de actuaciones muy repleta. Además de cómo cantante, empezaba a hacerse un nombre como autora/compositora. Estaba prometida con Gary Scruggs cuyo hijo esperaba y había fecha para la boda. Pero Gail se echó atrás y canceló la boda, decidiendo ser madre soltera. La reacción en la puritana Nashville donde el apellido “Scruggs” es una institución, no se hizo esperar. Rápidamente su popularidad menguaba y la radio ya apenas le daba “Airplay”.

George Richey, tres años después de la muerte de su esposa Tammy Wynette,  se casó con Sheila Slaughter, ex-cheerleader de los Dallas Cowboys, de 34 años de edad, con quien tuvo una hija. Tim McGraw cantó en la boda este ‘It´s Your Love’, una gran canción, http://www.youtube.com/watch?v=ohC7o_PPPtY , cuyo estribillo tiene estas líneas: 

It’s your love
It just does somethin’ to me
It sends a shock right through me
I can’t get enough
And if you wonder
About the spell I’m under
oh It’s your love

En el mundo del country, en las bodas es muy usual que durante la celebración, en el baile de los novios, suene una canción, elegida por ellos. Una canción de esas que hablan de amor eterno y para siempre, como acabo de señalar. Aparte de las ya señaladas, canciones que se han elegido en las bodas, se pueden encontrar en temas  como los de Georges Strait – I Cross My Heart; Trace Adkins – For The Rest of Mine; Josh Turner – Soulmate;  Anne Murray – Could I Have This Dance etc. etc.



3 Responses to “ROMANCES, CURIOSIDADES Y OTROS “LOVE AFFAIR” EN EL COUNTRY”

  1. 1 jesus conde

    Estas en todo Javier. Veo que también dominas el apartado “corazón” del mundo vaquero. Esta muy bien.

    Un abrazo

  2. 2 Alfredo Niharra

    Me ha gustado mucho, Javier. Es tremendo lo convulso que es el mundillo vaquero.

    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: