MERLE HAGGARD: DIFICIL COMIENZO

30Jul11

Era el año 2004, me encontraba en Nashville, de visita en el Country Hall Of Fame, y en una pantalla de televisión que había en una sala, pude ver a Merle Haggard, en una de las facetas menos conocidas suya (al menos para mi): la de imitador. Me detuve al verle en esa pantalla y comprobé la  perfecta imitación que hacía de Johnny Cash interpretando una de sus conocidas canciones. Si no fuera porque le estaba viendo cantar, creería que era Cash el que lo hacía. Una cualidad más de este grandísimo artista, autentica leyenda viva del country y, por supuesto, una de sus más grandes estrellas, todo un personaje que siempre ha despertado en mí la máxima admiración.

Los comienzos siempre son difíciles. Después de salir de San Quintín, tuvo que ganarse la vida tocando aquí y allí, hasta que llegó su oportunidad, comenzando como bajista, al sustituir a Bobby Austin, uno de los músicos que acompañaban a Wynn Stewart. Merle se encontraba en el sitio adecuado y en el momento oportuno. Por ello, tal vez, el primer éxito de Merle llegó con “Sing A Sad Song”, y sobre la cual voy a referirme a continuación (http://www.youtube.com/watch?v=EOtt2lg0i5w):

Estos son sus primeros versos:

 “Sing me a song of sadness
And sing it as blue as I feel
If a tear should appear it’s because she’s not here
Sing a sad song and sing it for me”

La primera vez que Merle escuchó esta canción, le dejó impresionado, y de inmediato pensó “esta canción es la que tiene que llevarme al éxito”. Esta canción se la escuchó al gran Wynn Stewart, un artista bastante conocido por entonces (era el año 1963), en la costa Oeste norteamericana. Y se la escuchó porque en aquellas fechas estaba en Las Vegas, en el Nashville Nevada Club, formando parte de los músicos que tocaban para Wynn Stewart.

Merle, que no era ningún tímido precisamente, le preguntó a Wynn si había escrito él la canción, y le contestó afirmativamente, agregando que iba a ser su próximo sencillo. Esto le produjo una decepción, pero a los pocos días, Merle se armó de valor y conversando con Wynn Stewart le preguntó si estando en su mano ayudarle a ser una estrella, querría hacerlo. El bueno de Wynn, le contestó  “¿Que quieres que haga por ti?”. Justo en ese momento, Merle aprovechó para pedirle a Wynn Stewart que le diera esa canción, que le dejase a él grabar “Sing A Sad Song”. Y la respuesta de Wynn: “Tuya es”. Posteriormente, el propio Wynn hizo una grabación de esa canción, en cuya versión, al igual que en la de Merle, puede admirarse la portentosa steel de Ralph Money.

Efectivamente, la canción fue un primer éxito para Merle, llegó hasta el nº 19 en las listas de Billboard, y muy pronto la figura de Merle comenzó a despertar interés, si bien, su condición de ex-convicto, no inspiraba mucha confianza, hasta el punto de que su madre le sugirió que podía cambiarse el nombre, pero Merle no quiso hacer eso.

Su próximo título fue “You Don’t Have Very Far To Go”, una canción escrita por el propio Merle. Pero necesitaba un éxito mayor, más indiscutible, y lo encontró con “(From Now) All My Friends Are Gonna Be Strangers”, escrita por Liz Anderson, y que parecía hecha a la medida de Merle (aunque posteriormente también han grabado esta canción otros grandes artistas como G. Jones, C. Smith y Roy Drusky). Por cierto, que a los músicos de Merle Haggard comenzaron a llamarles “The Strangers” después de este hit, por el título del mismo. (http://www.youtube.com/watch?v=CFAYZkPrIUg).

La vida sentimental de Merle Haggard, tras divorciarse de su primera esposa, Leona Hobbs,  fue muy importante en la carrera musical de Merle. Pronto conoció a Bonnie Owens, que por entonces ya estaba divorciada de Buck Owens. A Merle le gustó su voz, lo que hizo que se incorporase a los Strangers haciendo armonías a Merle, e incluso que grabasen juntos, como en “Just Between The Two Of Us” que tuvo un notable éxito en 1964 (http://www.youtube.com/watch?v=D_CKiJYzhoA).

Todo comenzó a cambiar muy deprisa y favorablemente para Merle. El propio Buck Owens le pidió a Merle que le dejase grabar su canción “Swinging Doors”, una canción que no le gustaba nada al propio Merle, pero se dijo: “La grabaré yo. Si un tipo tan listo en este negocio como Buck Owens quiere grabarla, es que la canción debe ser buena o puede ser un éxito”. No se equivocó en nada con esta reflexión: alcanzó el nº 5 A continuación se sucedieron los éxitos, la mayor parte de sus grabaciones llegaban al nº 1, y Merle alcanzó todo tipo de premios y reconocimientos.

La unión con Bonnie Owens concluyó, debido a las infidelidades de Merle y, sabiendo que no podía hacerle cambiar, Bonnie abandonó el itinerante mundo de la música para dedicarse más a sus hijos. En realidad su unión con Merle funcionó perfectamente desde un punto de vista musical, y pese a su separación, siguieron siendo muy buenos amigos, e incluso fue madrina de bodas en su siguiente matrimonio -era el año 1978- con la atractiva Leona Williams, excelente cantante y muy buena escritora de canciones, que se convirtió en su tercera esposa, la cual, según decía la propia Bonnie, fue el gran amor de Merle. Un matrimonio que duró 5 años, pero esta ya es otra historia.



2 Responses to “MERLE HAGGARD: DIFICIL COMIENZO”

  1. I really love this post. thank you so much

  2. 2 JESUS conde

    Estupendo artículo. El gran Merle es tambíen para mí una referencia indislpensable. Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: