TAMMY Y GEORGE: VIVIR LAS CANCIONES

20Sep10

Es muy difícil, en la música country, que sin una buena canción, se pueda conseguir un gran éxito, pero para ello también se requieren otras cosas, y una de ellas es la capacidad del artista para interpretar lo que canta, es decir, meterse en la canción y sentir cada una de sus palabras.

Algo así piensa, Lorrie Morgan, quien en cierta ocasión dijo “hace años canté una canción sobre un divorcio; entonces tenía 19 años y le dije al productor: lo lamento, pero no puedo cantar esta canción, no la siento, no lo he vivido y necesitaría tener el corazón roto, porque hay que vivir lo que se canta”. Lorrie Morgan es una buena intérprete country (que estuvo casada con el talentoso y desaparecido cantante-compositor Keith Whitley), que tiene amplia experiencia en divorcios, por cierto.

A Tammy le debía resultar bastante fácil cantar sobre maridos que engañan, sobre el sufrimiento de una esposa y sobre la angustia de los niños por el divorcio de sus padres. Sencillamente, era su propia vida, donde tampoco fue todo fidelidad en su comportamiento, como decía en su éxito más universalmente conocido “Stand By Your Man”, pues estando casada con Don Chapel, su segundo marido, ya comenzó sus relaciones con George Jones, quien comentaba al respecto “no hacíamos nada malo, tan solo nos estábamos enamorando”.

En este sentido es interesante el contraste de Tammy con Loretta Lynn. En el caso de Loretta, cantaba frecuentemente canciones en las cuales se rebelaba contra los hombres y el papel tradicional de la mujer, y por contra estuvo casada toda su vida con un mismo hombre, mientras que Tammy, en algunas de las suyas, como en “Stand By Your Man”, se refería justamente a lo contrario y sin embargo llegó a tener 5 maridos, uno de los cuales, el cuarto, le duró 44 días.

Si se trata de meterse en la canción y vivirla, nadie mejor que George Jones y Tammy Wynette. No solamente cantaban sino que contaban lo que era un fiel reflejo de sus vidas. En el caso de Tammy, curiosamente, su lenguaje corporal no decía nada, a veces parecía como una estatua, aparentando tranquilidad y muy frecuentemente cantaba sentada, pero todo el drama estaba en su propia voz, como si en cualquier momento se le fuera a escapar alguna lágrima.

Hay quien afirma de George que no es un buen conversador, sino hombre de pocas palabras y poco cariñoso. Tampoco es una persona que demuestra sus emociones, llegando él mismo a reconocer que no mostraba sus afectos, ni siquiera con su familia, poque todo lo reservaba para sus canciones.

Tammy y George eran diferentes prácticamente en todo, también en el estudio de grabación. Mientras que Tammy era muy rápida cuando tenía que aprender el nuevo material, George era la cara opuesta. Al parecer, uno de los trabajos más duros del productor Billy Sherrill era que George se aprendiera las canciones, cuyas letras a veces olvidaba.

Y si Tammy con frecuencia parecía una estatua en los escenarios, George apenas movía los labios mientras cantaba, y por eso, en las sesiones de grabación los que hacían acompañamientos vocales se situaban frente a el para poder verle y seguirle mejor.

George Jones fue el marido nº3 de Tammy y vivieron un matrimonio, donde hubo de todo, que les duró siete años y si la convivencia era cada vez más difícil de llevar, la separación les trajo mayores problemas. Ninguno de los dos podía soportar la soledad, especialmente Tammy que pese a ser quien formuló la petición de divorcio, en el fondo no lo deseaba en absoluto. Eran tan próximos como antagónicos.

Parece increíble como fueron capaces de ser amigos después de todas las cosas que sucedieron entre ellos, grabando nuevas canciones que hablaban de sus vidas y sus problemas, y compartiendo carteles en diferentes épocas y actuaciones. Tenían muy poco en común, tan solo la música, que no es poco, pero lo cierto es que estaban especialmente compenetrados y cuando hacían dúos, sus voces eran tan compatibles que parecían irreales.

No es el caso, por mi parte, referirme a los éxitos que tuvieron uno y otra, que fueron  muchos, muy grandes y muy conocidos; prefiero recordarlos con canciones, que también lo fueron y que interpretaron juntos en diversas épocas. Tammy murió en 1998, mientras que George, el possum, todavia es leyenda viva de la música country, y tal vez, su mayor exponente.  Nadie podrá reemplazarlos; uno de los grandes éxitos de George Jones, se llama precisamente asi:  ¿Quien llenará sus zapatos?



No Responses Yet to “TAMMY Y GEORGE: VIVIR LAS CANCIONES”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: